null

Mercedes Careaga Guisasola

Estás en:Página de inicio > Eibarresas que han hecho Historia > Mercedes Careaga Guisasola

Mercedes Careaga Guisasola

Mercedes Careaga Guisasola

Mercedes Careaga nació en Eibar el 15 de diciembre de 1908; hija del gran grabador eibarrés Cayetano Careaga y Emilia Guisasola (Organistaneko Emilia). Mujer adelantada a su tiempo, con grandes dotes de organización, luchadora, realizó una gran labor en favor de los más necesitados y de las mujeres desde muy temprana edad. De niña estudió en las escuelas de la Alhóndiga teniendo como maestras a profesoras que dejaron una gran impronta en la época (Doña Polonia Etxeberria, Doña Paca...).

A los catorce años ingresa en el colegio de las Monjas de la Providencia de Aldatze -dirigido en aquellos años por la Madre Loyola- donde cursa estudios de Magisterio, estudios que no concluyó. Su gran vocación religiosa le llevó, con 16 años, a ser catequista, labor que no abandonó hasta el año 1936, impregnada de una gran visión educativa y social.

La preocupación por los derechos de la mujer era una de sus señas de identidad. Afiliada al PNV, Mercedes trabajó activamente en Emakume Abertzale Batza, fue una de las impulsoras de la agrupación local de EAB de Eibar que se creó el 9 de enero de 1931 y ocupó diferentes cargos en la misma... A lo largo de los años 1931 y 1932, en compañía de José Antonio Aguirre, Monzón, Manuel de Irujo y otros dirigentes del partido, participó en más de veinte mítines a lo largo y ancho del país (Deba, Eibar, Vitoria, Leiza, Izaba...) reivindicando siempre el papel de la mujer en la sociedad. También participó en algún ciclo de conferencias como ponente y escribió artículos bajó el seudónimo de "Kareaga'tar Eskarne" en "Argia", "Euzkadi", "El Día"... Siempre sobre el tema de la mujer. Por razones que se desconocen, dejó la política en el año 1933.


 La guerra civil del 36 le obligó a esconderse con su familia en Bilbao; de allí partieron a Asturias, donde Mateo, hermano de Mercedes -concejal del Ayuntamiento de Eibar- se dedicaba a grabar las monedas del Consejo de Asturias en Avilés. Al entrar las tropas nacionales en tierras asturianas, Mercedes intentó huir a Francia en barco; pero éste fue interceptado por el buque "Almirante Cervera" , buque que inicialmente se dedicaba a las labores de bloqueo y que, después de la toma de Bilbao, detenía a los buques de apoyo logístico al bando republicano. Mercedes regresa a Eibar, donde, a modo de castigo, le pusieron a limpiar escuelas; tenía la obligación de presentarse ante la Policía periódicamente hasta que, gracias a su labor social, fue eximida de dicha obligación.

El primer eslabón del activismo social de Mercedes Careaga tras la guerra fue la llamada "ayuda americana" proveniente del Plan Marshall, que, por aquel entonces, empezó a llegar a Eibar. Canalizó dicha ayuda y la hizo llegar a los necesitados (leche en polvo, carne enlatada argentina...) en un momento en que Eibar estaba sufriendo una fuerte inmigración y una gran necesidad debido a la autarquía del Régimen. Como anécdota hay que mencionar que, gracias a una lavadora instalada en los locales parroquiales, se conseguía transformar grandes cantidades de leche en polvo en leche líquida para su distribución. Bajo la dirección de Mercedes Careaga se confeccionó un censo nominal para el reparto de ayudas. Eran los inicios de Cáritas aún sin crear.

En esa misma época, en 1943, a través de Acción Católica, comenzó a dar charlas de formación católica de contenido moral y humano para las jóvenes eibarresas: por un lado para las mayores de 18 años y por otra a las de 12 a 18 años. Ese proyecto duró 12 años y por sus clases pasaron más de 1.500 jóvenes. Ella las denominaba "lecciones".

Fue una gran impulsora de las famosas "tómbolas" eibarresas para asistencia benéfica y social. Tómbolas que se organizaban sorteando productos de talleres y fábricas de Eibar para la financiación de proyectos de carácter social y en las que colaboraba mucha gente. En un artículo publicado en 1974 en la revista "Eibar", se decía que desde 1948 habían sido organizadas 33 tómbolas con unos espectaculares resultados económicos que en la prensa de la época venían ampliamente especificados con su destino. Otra de las actividades impulsadas por Careaga fue la del "Día del Seminarista" cuyas aportaciones económicas servían para financiar los estudios a las futuras vocaciones.

Sin embargo, las obras más destacadas de Mercedes Careaga fueron la creación de la Sociedad Goi Argi en el año 1951; el Patronato Eibarrés de beneficencia infantil y obras sociales, del que fue fundadora en el año 1964, y los Talleres protegidos Cayetano Careaga en 1973. Tres grandes proyectos en los que confluye una misma idea: preocupación vital y solidaridad real con los más desfavorecidos de la sociedad lejos de posturas caritativas.

Tere Gantxegi, Carmen Apellaniz , Felisa Loyola... un grupo de mujeres dirigidas por Mercedes Careaga crearon en el año 1951 la Sociedad Femenina Eibarresa -Goi Argi- la primera sociedad para mujeres en España, inaugurada el 19 de marzo del citado año en la calle Dos de Mayo; una sociedad marcada desde sus inicios por su marcado carácter social y cristiano y dirigida a las mujeres en una línea de formación integral. Sus inicios fueron difíciles: el gobernador civil negó el permiso pero Careaga logró el apoyo del obispo Jaime Font y Andreu y el Alcalde de Eibar, Esteban Orbea, que fueron las personas que allanaron todos los trámites administrativos para su puesta en marcha. María Ángeles Zulaica en un artículo que escribió sobre la sociedad destacaba "la audacia de aquel gesto que hay que juzgar desde los condicionamientos de la época". Sí, era una sociedad para el entretenimiento y el esparcimiento de la mujer, pero sobre todo, era una sociedad para la formación y la socialización de las mujeres: cursos, conferencias, clases, cocina, colaboración con multitud de obras sociales (Operación "ladrillo" para la Residencia de ancianos, misiones, guardería...).

El Patronato Eibarrés de Beneficencia surgió a raíz de la preocupación que provocó un brote de poliomielitis en el año 1962 y las consecuencias de la enfermedad. Era necesario un centro de Rehabilitación. El alcalde, José Hernando, creó la Junta del Patronato Eibarrés en el año 1964; el centro se inauguró en octubre del mismo año en la calle Bidebarrieta. En la Junta estaban Mercedes Careaga y Peli Egaña, como miembros activos y destacados. En principio estaba destinado a menores, pero pronto se vio la necesidad de ampliar sus servicios para la población adulta, convirtiéndose también en un centro de rehabilitación para aquellos trabajadores que no disponían de dicha asistencia médica. En el año 1981 se abrió la nueva sede en el Paseo de Urkizu con Tere Gantxegi como directora, con cuatro fisioterapeutas, una enfermera y cinco auxiliares. Actualmente el centro sigue en el mismo lugar con tres fisioteraupetas, 3 auxiliares y una administrativa.

En sus inicios, el centro facilitaba la realización de diversos trámites a numerosos eibarreses que precisaban de estos servicios (pensiones de viudedad, de jubilación, invalidez...).

Por último, bajo su impulso y dirección, se crearon escuelas para niños sordomudos y retrasados y fue éste campo uno de los mayores logros de Mercedes Careaga: los Talleres Protegidos Cayetano Careaga, ideados para proporcionar trabajo a jóvenes discapacitados, facilitar su acceso laboral y ofrecer retribución salarial a un sector de población, que, hasta ese momento, no había tenido acceso al mundo laboral. El primer taller se abrió en la calle Estación 7, en el taller de Cayetano Careaga, padre de Mercedes. Se inauguró el 3 de abril de 1973 con seis operarios. Mercedes Careaga era la jefa de taller y tenía como monitor a José Ángel Lizundia. El trabajo más importante, y difícil a la vez , consistía en buscar empresas que confiaran y suministraran trabajos que pudieran ser realizados por los jóvenes discapacitados. Los primeros talleres que se animaron a impulsar el proyecto de Careaga fueron GAC, Bascaran, Mendiguren y Zarraua, Servetta, Laster y Dej. En una de las pocas entrevistas concedidas por Mercedes Careaga (Revista Eibar) destacaba "el interés, la ilusión, el empeño y el buen hacer" de los trabajadores.

En 1975 se inauguró un segundo taller ampliado en la calle Estación número 5, en el edificio llamado "Munikola" -antes fábrica de armas Hijos de A. Arizmendi-. Los propietarios, a cambio de una renta simbólica de 100 pesetas mensuales, dejaron el edificio en manos de Mercedes Careaga atraídos por su proyecto. En dicho año fueron más de 20 los jóvenes que ya trabajaban bajo la dirección de Careaga, a la que se unen dos monitores más, Miren Mendicute y Miren Ormaetxea. Se hacían todo tipo de trabajos: Ejes para bisagras, tapones de depósitos de gasolina... La confianza de los empresarios ya es total y el número de empresas que requieren sus servicios va aumentando.

Basta con ver los datos de facturación del taller: el año de su inauguración, 1973, 106.248 pesetas; diez años más tarde, en el 83, 5.891.865. Pero aparte de la facturación, Careaga también acudía a otras fuentes de ingreso, por ejemplo, a los "Cuadernos" de la sociedad Goi Argi -50 cuadernos con 50 mujeres responsables de los mismos con objetivos económicos y sociales concretos que se apuntaban para cada año-, hojas en las que se iban recopilando los donativos de las familias eibarresas que luego se destinaban a diferentes proyectos sociales (ASPACE, Fundación San Andrés, Patronato Eibarrés, y, por supuesto, Talleres Cayetano Careaga). El taller se fue ampliando; con los años llegaron las ayudas institucionales (Diputación, Gobierno Vasco, Ministerio de Trabajo...) y se trasladó a Matxaria, lugar en el que hoy día desarrolla su labor.

Actualmente integrado en el Grupo GUREAK -desde el año 1991- el taller protegido fue uno de los proyectos más ambiciosos y de mayor envergadura entre todos los que inició y ejecutó Mercedes Careaga a lo largo de su vida. Un ejemplo de verdadera integración social.

Mercedes Careaga recibió el cariño y el merecido reconocimiento de Eibar en el año 1974 en un homenaje organizado por el Ayuntamiento y las sociedades populares en las que se le entregó la "bola de grabador", bola que se entregaba anualmente a los eibarreses que destacaban en diferentes ámbitos de la vida local.

Murió el 26 de febrero de 1997.

 

Begoña Azpiri, secretaria comisión Ego Ibarra

 

http://facebook.com/andretxea.eibar
andretxea@eibar.eus Teléfono 943 70 08 28

null null